viernes, 16 de noviembre de 2012

Adiós a las habas


Es difícil despedirse. Siempre hay un regalo del invierno que no quiero dejar ir.
Fue la primera vez de las habas en la huerta. No sabía mucho sobre como plantarlas, como crecerían ni que esperar de las acechadoras plagas pero creo que nos fue bien juntas y van a volver.
Es claro que siempre me gusta leer sobre lo que quiero implementar cada temporada pero nada me ayuda más que la experiencia. Se va más lento, se termina arañado pero seguro que no se olvida.
Tengo una amiga con la cual no compartí ninguna clase pero que venía a casa a buscar los resúmenes de historia y literatura cuando llegaba la época de exámenes . ..."Es fácil, por que es como un cuentito".. decía Florencia, y como siempre fue mi especialidad agregar un poco de drama, misterio o condimento a las historias ella me preguntaba si así era que había pasado en realidad.
A mi madre estas cualidades no la ponían tan contenta, creo que el sueño de toda maestra  es tener hijas dedicadas y responsables, no una adolescente preguntona y con problemas alimenticios que estudiaba una noche antes con sus famosos resúmenes para sacar la mejor nota.
Suerte de vaga, o no, así era y teniendo las palabras como cómplices me fue fácil sortear los años liceales. La universidad fue otra historia pero eso sí que no tiene nada que ver con las habas.
Hoy me voy a valer de mis resúmenes para contar mi experiencia con ellas, lo que han dejado y lo que aprendí con su estadía.
Los caracoles adoran las habas, se arman peleas, chorrea baba que es difícil sacarse de las manos. Todo esto por acceder a un pedacito de la vaina y el que tenga más suerte o perseverancia se lleva el premio mayor, habas en formación.
Hay que seguirles el tranco a estos muchachos! lentos? si, escurridizos tb, pero más que nada dueños de la gravedad. Como hace un caracol para colgar boca abajo de un tierno brote de haba? seguramente haya una explicación científica y seguramente no quiero saberla.

El que quiera un campo de habas que las plante directo y se siente a rezar.  Es la mejor forma de que estas muchachas crezcan derechitas. Descubrí que las habas son como coristas que se apoyan unas a otras, un grupo de amigas que donde cae una caen todas y por mas que las enderecemos y usemos tutores en el piso radican los mayores peligros para las vainas.
En climas ventosos como los de nuestra costa conviene plantarlas a menos de 15cm cada una para que el viento no las tire y puedan protegerse unas a otras. Igualmente he tenido que entutorar, este invierno fue duro.

Las habas son buenas anfitrionas, se adueñan de su lugar y tratan de mejorarlo. Reciben con gusto a plantas más débiles. A ellas les gusta ocuparse del bienestar de los demás y de los que vendrán cuando ellas ya se hayan ido, por eso son expertas en fijar nitrógeno proveniente del ambiente al suelo con sus largas y enramadas raíces. Se podría decir que a las habas les gusta abrazar.  Ellas lo hacen hasta dejar la tierra tiernita y suelta, buscan con sus largos brazos hasta el último terrón y no lo dejan solo.

A las Vicia faba (habas) las podemos comer o usar como abono, de nuevo, las habas son leguminosas que les encanta regalar. Me encantaría cumplir años en invierno! seguro ellas pensarían en algo.
Son perfectas para realizar abono verde. Este abono consiste en dejar crecer las plantas hasta que estén por florecer y en ese momento cortarlas a unos centímetros del piso para que vuelvan a crecer. La parte cortada se deja descomponer sobre la tierra. Esto podemos hacerlo hasta 3 veces con cada planta, así de sacrificadas son las habas.

Si de lo contrario las vamos a comer es bueno preparar bien el terreno, así cuando van al plato estarán felices con lo vivido. A ellas les gusta la tierra arcillosa, un poco alcalina y  con buen cantidad de potasio. Si se tiene el suelo perfecto no queda más que sembrar pero si son habas de playa como en casa es recomendable aplicar una buena capa de compost y humus que contienen todos los nutrientes y ayudan a mejorar el suelo arenoso. Si además queremos agregar potasio no queda más remedio que juntar amigos y prender la parrilla ya que la ceniza de leña es una excelente fuente del mismo.

Por último mimarlas, visitarlas y dejar que nos cuenten sus problemas, son de las pocas cosas que ellas piden a cambio de transformarse en un delicioso paté de habas.
Que si yo fuera a convertirme en relleno para pastas me gustaría mucho antes descargarme con alguien.


Habas en la huerta, rosas en la casa. 







p.d: a las habas les encanta chusmiar con los limones, tanto en la huerta como en la cocina.




14 comentarios:

eNa dijo...

Una explicación preciosa e instructiva. Gracias.

Dorisalon dijo...

Hola Carola, tienes unas habas preciosas, yo justo las he sembrado ahora en mi macetohuero y es una de las plantas que se me dan mejor. Una explicación muy completa. Un abrazo

Susana Castro Conti dijo...

No se si me gusta más la forma en que escribís o las fotos que sacás... creo que están empatadas!
Divino todo, me dejaste con ganas de plantar habas, jaja.
P.D. también amo las flores de azahar! Tuve limoneros, pero los mató el gusano taladro :( Quiero tener otro!

Bune finde Carola!

sweetbay dijo...

This post is a wonderful combination of gardening and poetry.

KISSY dijo...

Hola Carola! una manera preciosa de describir el cultivo de la haba.
Un abrazo.

Mayte dijo...

Como adoro tu jardín, tus historias, tu huerto...me fascinan!

Respecto a lo que me decías, en el blog, ya te mando en la semana un correo con la información!

Un beso gordo y rebuena semana.

Meli / Experimento casa dijo...

mira que profe de huerta que me encontre!!!a mi no me gustan , pero en casa si , asi que el año que viene las siembro!!!
besotes caro!!

renata dijo...

mi tía abuela tenía habas, yo AMABA ir a su casa porque siempre había comida con habas o frambuesas al costado del caminito de entrada, en sayago. Cocinaba una torta de coco que se te caían las medias, pero las habas para mí eran lo mejor del mundo. El guiso de habas de la tía negra era lo más, a mis hermanas no les gustaba y yo me podía comer dos kilos, nadie jamás entendió por qué me gustaban tanto, pero además de su sabor, me daban mucha ternura! Las habas para mí son sayago y la tía negra haciéndolas con arrocito, nunca pensé que fuera difícil tenerlas, ella tenía todos los años muchas habas para cocinarme tan rico... mmmmm qué lindos recuerdos! Algún día si tengo un huerto, quiero que tenga habas!

vero mariani dijo...

hola carola! qué hermoso e interesante tu blog! me gustó mucho :) gracias por pasar por alma y traerme hasta acá.

besos y felices huertas! jaja!

Carola dijo...

Hola ena!
que lindo verte por acá! tenés algún espacio nuevo donde te pueda visitar?
saludos!

Hola Doris,
muchas gracias por tus palabras, espero que "mi cuentito" le sirva a algún primerizo con las habas. :)
besos y éxitos esta temporada!

Hola Su!
Nunca es tarde para otro limonero. Yo creo que no deberían faltar en ninguna casa. Aunque no estamos en temporada hay viveros donde podés encontrarlos en esta época del año.
beso!

Tx u sweetbay! Im so happy with your comment :)

Hola kISSY!
gracias por la visita, me alegra mucho que te haya gustado.
abrazo!

Hola Mayte!
muchas gracias por tus palabras :) dale, espero la info.

beosote!

Meli!
las probaste en paté? tipo humus pero un poquitín más líquido... son un éxito!
te mando un beso enorme y ya me contarás cuando las siembres.

Hola Renata,
Las habas son muy fáciles de cultivar, solo hay que asegurarse de que las semillas sean frescas y cuidarlas durante el proceso, pero eso pasa con todas las plantas, así que yo que vos me animo.
Son lindos los recuerdos de la infancia!

besote!

Hola Vero!
te agradezco mucho tu visita y me alegra que te haya gustado mi espacio.
Felices huertas para tí tb! jajajajaj
beso!

Carola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rafelin71 dijo...

Totalmente de acuerdo! de lo más agradecido y dadivoso del huerto...viene el frío y el viento, y parece que las vaya a aniquilar. pero no, ellas sobreviven y rebrotan, y florecen, y nos dan sus vainas. Cuando todas las plantas se acobardan en el invierno, ellas se levantan y, desafiantes, dicen: aquí estamos!
En España, imagino que allí tb, hay un dicho q dice: "eres más normal que una mata de habas"....igual ahí reside su gracia.
Un besote!

Lau dijo...

que belleza! me encanto tu escrito, este invierno voy a intentar con las habas, tengo terreno arcilloso, así que es una buena noticia para mi.
gracias!

Yeka dijo...

Ay! con lo que me gustan las habas y ahora con esta explicación ya sólo voy a querer contemplarlas y me dará penita comerlas...Si yo fuera tu amiga, sin duda que también iría por tus historias, me encantó esta y las otras que he estado viendo. :)